Consejos para esquiar en primavera

Es probable que pienses que el esquí es un deporte asociado únicamente al invierno. Sin embargo son muchos los esquiadores que lo practican durante la primavera. Desde el Club de esquí Pyrene queremos darte algunos consejos para que puedas practicarlo en esta época. ¿Te gustaría saber más? En ese caso, no dejes de leer este post. Comencemos.

Qué has de saber para esquiar en primavera

Esquiar en primavera es posible pero quizá algo complicado. Sobre todo en nuestro país donde la temporada de nieve toca a su fin. Y las estaciones comienzan a echar el cierre. Pero, aunque cueste un poco más, no es imposible. Tanto fuera como dentro de España se puede conseguir. En Europa durante la primavera hay muchas estaciones que permanecen abiertas. Aquellas que se ubican en el hemisferio sur. Si te decantas por probar a esquiar en primavera has de tener en cuenta que el estado de la nieve es algo diferente. Al haber más incidencia de rayos solares la nieve es algo más blanda, lo que hace que muchos esquiadores la tengan más respeto. Otros, sin embargo, disfrutan de este cambio en su composición porque esquiar es más difícil y se convierte en un reto.

Entrenar antes de esquiar en primavera

Como la nieve es más blanda, si no estás acostumbrado a ella es importante que entrenes antes. Este tipo de nieve es más exigente con nuestro fondo físico, por lo que deberás de realizar calentamientos y entrenamientos previos para poder esquiar sobre ella. Necesitarás ser mucho más flexible que con la nieve de invierno. Así que si quieres reducir la posibilidad de lesionarte y aguantar muchas más horas no dejes atrás este consejo.

Empezar a descender más pronto

Como el calor acecha durante la primavera para disfrutar al máximo de un día de nieve es importante acudir a la pista lo antes posible. Por tanto te tocará ser algo más madrugador. De este modo te encontrarás una nieve menos blanda y transformada que si llegas unas horas más tarde. Para conseguir que tu jornada sea lo más productiva posible lo mejor es que busques estaciones con orientación sur. De este modo la nieve durará más tiempo sin alteraciones a causa del sol. Una vez se elimina la escarcha de la noche la nieve adquiere una consistencia de crema sobre la que es más fácil esquiar. Si esperamos muchas horas y el sol ya ha hecho acto de presencia veremos cómo la pista comienza a llenarse con pequeños charcos de agua.

Material bien preparado

Debes asegurarte de que los cantos de tus esquís estén bien y tengan una correcta adherencia. Recuerda encerar a conciencia la tabla para que se deslice mejor por la nieve. Además tendrás que adoptar una posición algo más agachada, con la cadera más baja, para que el equilibrio no te falle en mitad de la pista.

Cuidado con el esquí tras la hora de la comida

Lo normal es que tras el mediodía esos pequeños charcos de los que hablábamos unas líneas más arriba, comiencen a aparecer en las pistas. Todo debido a la incidencia solar sobre la nieve. Además la consistencia de la nieve que quede volverá de nuevo a cambiar. Será algo más húmeda, apelmazada y dura lo que hará que te frenes con mucha más rapidez en los descensos. Para poder esquiar sobre este tipo de nieve es importante que:
  • Frenes el ritmo, pues de otro modo solo terminarás cayéndote.
  • Adoptes la postura de esquí adecuada para no perder el equilibrio.
  • No llevar a cabo movimientos excesivamente bruscos cuando realizamos un giro. Los giros en estos casos deben de ser algo más amplios que de habitual. Hay que aprender a esquiar sobre esta nieve.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GPS y Raquetas de Nieve

Esqui de Fondo

Lugares de ensueño en los que esquiar