Esquí alpino y esquí de montaña. ¿En qué se diferencian?

En ocasiones, para quien no está familiarizado con los tipos de esquí que existen, puede resultar un poco lioso conocer que tipos tiene este deporte, en que se basa cada uno y que equipación hace falta en cada modalidad. Conocer en que se parecen y en qué se diferencian los dos tipos principales de esquí que existen puede facilitarnos aspectos como la elección del tipo de esquí que queremos realizar, y la equipación que debemos tener para realizar cada uno de los tipos. Algunos clubs de esquí ofrecen las dos modalidades.

Los tipos de esquí

Existen dos tipos fundamentales de esquí: El esquí alpino y el esquí de montaña. Estos dos tipos tienen una serie de características y particularidades diferenciadas. Veamos en que consiste cada uno de estos tipos y cuáles son sus características.

El esquí alpino

Este tipo de esquí es el más habitual, pues es el que se practica en las pistas de esquí. Recibe este nombre porque empezó a practicarse en los Alpes. El esquí alpino nos propone realizar un recorrido, generalmente marcado por balizas, en el menor tiempo posible. El recorrido suele tener pendiente descendiente, para que la fuerza de la gravedad permita impulsar y correr hacia abajo con más rapidez. También puede incorporar otras especialidades a parte del descenso, como eslalon gigante, combinadas, Súper G y paralelo. Los esquís que se usan para este tipo de deporte son esquís normales, fabricados de materiales sintéticos, madera o metal. Su superficie es muy deslizante; de esta manera, se consigue que patine sobre la nieve y se produzca el movimiento. Sus botas suelen estar fabricadas de cuero rígido o materiales especiales, y se enganchan al esquí tanto por la parte delantera como por la trasera. Existen dos tipos de esquís para practicar esquí alpino, diferenciadas por la calidad de sus materiales. Por una parte, podemos optar por los esquís estándar si nuestro nivel no es alto. Por otra parte, existen los esquís de competición, de calidad superior a los estándar, y que generalmente están pensados para personas que ya tienen un cierto nivel en el esquí y buscan un equipamiento que ofrezca mayor calidad. Esta modalidad de esquí suele resultar más segura que el esquí de montaña, debido a que se practica en pistas de esquí que cumplen un cierto nivel de seguridad.

El esquí de montaña

Este tipo de esquí recibe muchos nombres, además del denominado aquí. Popularmente, se suele conocer también como esquí de travesía. Se trata de un tipo de esquí que suele practicarse en la montaña, como bien su propio nombre indica, aprovechando los desniveles que suelen existir. Y es que el objetivo del esquí de travesía o montaña es ascender y descender por estos desniveles, de manera que recorremos la montaña en toda su forma. Los esquís usados para esta modalidad de esquí son más ligeros que los que se usan para el esquí alpino, pues esta ligereza facilita el desplazamiento en los desniveles de la montaña. Además, estos esquís necesitan diferentes accesorios para poder realizar bien su función. De esta manera, si queremos practicar ascensos, deberemos incorporar a la tabla una tira llamada “Piel de foca”, que les impide desplazarse hacia atrás. Gracias a esta tira, podremos andar con seguridad. Si lo que queremos es descender, no necesitaremos esta piel de foca. Existen tres tipos de esquí de montaña: Los freeride, los de competición y los polivalentes. Los primeros están especialmente diseñados para las bajadas; los segundos para los ascensos y los últimos, como su propio nombre indica, son aptos para los ascensos y los descensos. El esquí de travesía o montaña presenta más riesgos que el esquí alpino, pues generalmente se produce en la montaña. Es necesario ser buen conocedor del tipo de nieve, su estado y del lugar donde se realiza para intentar minimizar los peligros que conlleva. Resulta imprescindible conocer los tipos de esquís que existen, así como saber qué tipo es el más adecuado para nosotros. Mientras el esquí alpino es adecuado para todo aquel que quiera iniciarse o tenga un nivel medio, el esquí de montaña está recomendado para personas que tengan un nivel alto y sean conocedoras de las características de la nieve en la montaña, de acuerdo a los peligros que conlleva. De esta manera, conociendo los dos tipos y sus diferencias podremos organizar nuestra escapada para esquiar de manera sensata.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GPS y Raquetas de Nieve

Lugares de ensueño en los que esquiar

Esqui de Fondo