¿Nuevo con el esquí? Estos consejos te ayudarán a empezar

Nadie nace sabiendo, dice el refrán. Y no podemos negar que está en lo cierto. Para todo hay una primera vez, y todo se puede aprender. Si estás pensando en empezar a esquiar, sabrás que el aprendizaje y el perfeccionamiento te van a permitir, poco a poco, poder esquiar con mejor soltura y de mejor forma.
En el caso en que hayas decidido ponerte por primera vez los esquís e iniciarte en este deporte, quizás te vendrán bien una serie de consejos que te permitirán disfrutar de ese día tan especial. Más allá de querer aprender a un ritmo vertiginoso, objetivos tan básicos como tomar contacto con la nieve y empezar a dar tus primeros pasos sobre unos esquís pueden ser suficientes para este día.
Por ello, quítate las cargas y exigencias que te has impuesto, elige un buen equipamiento y toma nota de estos consejos a la hora de empezar tu aventura.

Consejos para empezar a esquiar

Vence tu miedo

El primer consejo es, quizás, uno de los más difíciles de conseguir. Generalmente, solemos experimentar miedo cuando realizamos una actividad por primera vez, sobre todo si implica un cierto grado de acción. Esta sensación se conoce como miedo a lo desconocido, y aparece cuando salimos de nuestra zona de confort.
Nuestra mente elabora constantemente mensajes a los que atendemos y terminamos creyéndonos. Este miedo construye mensajes negativos y autodestructivos que nos van a impedir realizar la actividad de manera relajada, tranquila y positiva.
Vencer tu miedo implica dominar tus pensamientos y los mensajes que tu mente elabora y te dice. intentar no caer en ellos, y no prestarles atención cuando, sin querer, alguno de ellos viene a nuestra mente pueden ser buenas ideas para intentar vencer el miedo que nos da iniciar una nueva actividad.
Venciendo nuestro miedo conseguiremos disfrutar más de la actividad, rendir más y sorprendernos de nuestra capacidad de adaptación y aprendizaje.

Predisponte para disfrutar de la experiencia

El esquí es un deporte divertido, sobre todo si se practica con familia y amigos. Hacer una escapada a la nieve ya predispone a ello. ¿Quién se puede aburrir en un escenario así? Tómate con filosofía tus inicios, e incluso tus caídas. Cada caída te acercará a ese momento en el que consigues darte cuenta de que esquiar no es tan difícil como te habías empeñado en creer.

Ve bien equipado

No necesariamente debes comprar tu equipo de esquí para estrenarlo la primera vez que te subas a él. Los clubs de esquí suelen tener servicio de alquiler de equipamiento. De esta manera, podrás probar este deporte sin tener que desembolsar una buena cantidad de dinero en un equipo propio. Este momento lo puedes postergar para cuando estés seguro de que puedas sacarle partido a tu propia equipación.

Pide la ayuda de un profesor

Mejor que intentar aprender por ti mismo, es solicitar los servicios de un profesor. Los clubs de esquí suelen tener profesores a disposición de los clientes, que te enseñarán las nociones básicas para poder esquiar correctamente. Además, no solo te enseñarán la forma más correcta de hacerlo, sino, además, corregirán cualquier mala postura que realices. De esta manera, podrás evitar malos hábitos que podrán provocar accidentes o problemas.

Empieza por el esquí alpino

El esquí alpino es el más adecuado para empezar a practicar. Es el que se practica en las pistas de esquí, y generalmente no tiene peligro. Además, las pistas tienen diferentes calles de diferente dificultad, por lo que te permitirán empezar por las más fáciles y subir el nivel de dificultad a medida que vayas cogiendo confianza y soltura.
El esquí de montaña se destina a esquiadores con una cierta experiencia, por los peligros y las zonas donde se practica.

Descansa cuando lo necesites

Aunque se trate de tu primera vez sobre unos esquís, pronto te darás cuenta de que es un deporte cansado. No intentes exprimir tus horas al máximo, y descansa cuando lo necesites. Las pistas suelen tener áreas habilitadas para ello. Tras un descanso, conseguirás aprender mucho mejor.

No pongas tu salud en juego

El verdadero disfrute de la actividad se da cuando se previenen los posibles problemas. Esto se puede conseguir respetando las normas de seguridad de la pista. No pongas tu salud en juego y respétalas.
Con estos consejos, conseguirás exprimir al máximo tu primer día de esquí y disfrutar de la experiencia. Al terminar la jornada, quedarás con tan buen sabor de boca que querrás repetir dentro de poco. En el Club de Esquí Pyrene estaremos esperándote

Comentarios

Entradas populares de este blog

GPS y Raquetas de Nieve

Lugares de ensueño en los que esquiar

Ranking de las mejores esquiadoras y snowboarders