¿Cuándo puede empezar a esquiar un niño?

El esquí es, quizás, el deporte de invierno más practicado y uno de los más divertidos y motivadores. Son muchas las personas que, año tras año, buscan unos días libres para escaparse con su equipación de nieve al completo y practicar este deporte. Su elemento principal, la nieve, llama la atención de mayores y pequeños; por ello, cada vez son más las familias que deciden pasar unos días de diversión y deporte en alguna pista de esquí. Muchas de las familias que están pensando en aprovechar los días libres para esquiar se preguntan cuándo es la mejor edad para iniciar a los más pequeños en este deporte, y como hacerlo. Para ello, es importante tener unas ideas que nos van a permitir hacerlo de la mejor manera posible, siempre respetando su desarrollo y sus habilidades.

¿Cuándo puede un niño aprender a esquiar?

Una de las experiencias que suelen recordar la mayoría de los niños es esa primera vez que fueron a la nieve e interaccionaron con ella. En muchas ocasiones, muchos de estos niños vuelven posteriormente con sus familias y aprenden a esquiar. Cualquier edad es buena para iniciarse en este deporte, no obstante, existen una serie de recomendaciones que podemos llevar a cabo para que sus inicios sean lo más seguros posibles y toda la familia disfrute del momento.

El niño y sus habilidades

El desarrollo de las habilidades del niño va a marcar el tiempo para empezar con este deporte. Como sabemos, el esquí es un deporte en el que el equilibrio es fundamental para evitar caídas. También es necesaria la coordinación de todo el cuerpo, así como un buen manejo de los brazos y las piernas. Por ello, el niño debe tener un buen dominio de su cuerpo, así como de su equilibrio, antes de ponerse unos esquís. Esto suele conseguirse alrededor de los 5 años, siempre y cuando teniendo en cuenta que cada niño tiene un proceso madurativo diferente que debemos respetar. En su día a día, el niño nos irá diciendo, mediante su actividad, cuando está preparado para ello. No obstante, esto no quiere decir que los años previos debáis quedaros con las ganas de acudir a la nieve. Un niño puede tener un primer contacto con la nieve desde los primeros meses de vida, aunque no será hasta los 3 años, aproximadamente, cuando pueda interaccionar activamente con ella. Hasta que adquiera las habilidades necesarias para empezar a esquiar, puede empezar a jugar con la nieve; hacer bolas, tirarlas, comprobar lo fría que está, divertirse hundiendo sus pies en ella…

Alrededor de los 5 años: Empezando a esquiar

Sobre los 5 años, los niños empiezan a tener el control necesario sobre sus habilidades. Es entonces cuando pueden iniciarse en el esquí. Se recomienda el esquí alpino para ello. Es importante que sus primeros inicios sean muy positivos. La mejor manera de aprender es mediante el juego; empezar a esquiar puede ser un juego divertido en el que las caídas forman parte del juego y también son situaciones muy positivas. Además, el niño debe sentirse bien esquiando y no habrá que forzarle a ello; de esta manera, estaremos creando una relación sana y positiva con la nieve y este deporte. Aunque su familia sepa esquiar, es muy importante que los inicios con el esquí vayan de la mano de un profesional. De esta manera, el niño podrá aprender a esquiar de manera correcta y segura. Apuntarlo a un club de esquí puede ser una genial idea, pues encontrará toda la ayuda que necesita.

Sobre los 8 años: El esquí como deporte

Alrededor de los 8 años, los niños están preparados para dejar de aprender a esquiar jugando y empezar a esquiar por si solos. Sigue siendo importante que cuenten con la ayuda de un profesor experimentado, pues aunque ya pueden esquiar por si solos, necesitan aprender los detalles del esquí de la mejor manera posible. A partir de esta edad, pueden ir mejorando su manera de esquiar con la práctica. La nieve y el esquí tienen muchos beneficios para todos, y especialmente para los niños. No solo les ayuda a realizar deporte y establecer unos buenos hábitos de vida; además, les ayuda a comprender el mundo que les rodea y los efectos meteorológicos. Por todo ello, es muy recomendable iniciar el contacto con la nieve y familiarizarse con ella desde bien pequeños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Vas a esquiar? Prepara tu cuerpo con estas posturas

¿Qué debes llevarte a un campamento de verano?

Mejorando las habilidades sociales en las colonias de verano