Mejorando las habilidades sociales en las colonias de verano

Las habilidades sociales son un conjunto de características conductuales que llevamos a cabo en situaciones en las que nos relacionamos con los demás. Nos permiten relacionarnos de manera adecuada y establecer un buen círculo social basado en el respeto y el compañerismo. Además, las habilidades sociales nos pueden hacer entender la necesidad de estar conectados con los demás para conseguir nuestros objetivos y acercarnos a nuestro bienestar personal. Este conjunto de características se va desarrollando a medida que nos desarrollamos como personas. Encontramos muchísimas situaciones cotidianas en las que tenemos la oportunidad de desarrollar nuestras habilidades sociales; no obstante, esto no es fácil para todos, por lo que existen personas que necesitan mejorar estas habilidades frente a otras, que por sus características personales, encuentran más facilidad a la hora de aprenderlas y mostrarlas. Actualmente existen muchos programas formativos para aprender y mejorar nuestras habilidades sociales. No obstante, la mejor manera de aprender y practicar estas habilidades es mediante aprendizaje experiencial; enfrentándose a situaciones y experiencias en las que la socialización tiene un papel fundamental para conseguir nuestro propio bienestar. Las colonias de verano proporcionan estas experiencias, por lo que suponen un recurso muy interesante para todos aquellos niños y adolescentes que necesiten darle un empuje a sus habilidades y mejorar los valores implícitos en una relación sana.

¿Cómo influyen las colonias de verano en las relaciones sociales?

Las colonias de verano son estancias vacacionales, en albergues u otros escenarios naturales, de grupo de niños y adolescentes, en las que se fomentan las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo. Generalmente, los agrupamientos se realizan en función de la edad de cada grupo, lo que favorece a que cada uno de los participantes se relacione con iguales. De esta manera, los momentos evolutivos tienden a igualarse, como también lo hacen las habilidades con las que cuenta cada grupo. En ellas, los niños y adolescentes son partícipes de situaciones en las que: -Aprenderán a trabajar en equipo: Las actividades que se realizan en las colonias de verano suelen tener carácter lúdico y se basan en seguir un objetivo grupal. Para ello, el grupo aprende que necesita unirse y trabajar todos a una para conseguirlo. Por ello, aprenderán a coordinarse, trabajar codo con codo y ayudarse unos a otros. Entenderán que el conjunto de personas que forma el grupo puede conseguir muchos mejores resultados que los que se consiguen de manera individual. -Establecerán nuevas relaciones, y además, serán positivas: Las colonias de verano se caracterizan, entre otras cosas, por las nuevas amistades que se realizan. Es posible que el niño se integre en un grupo de niños desconocidos, con los que nunca ha tenido relación, y tenga que construirla poco a poco. También es posible que el grupo esté ya creado, y la colonia sirva para estrechar lazos. Sea como sea, el grupo pasa todo el tiempo de durada de la colonia junto, por lo que se crean relaciones de amistad que suelen ser muy duraderas. Además, la necesidad de cooperación y ayuda de unos a otros hace que esta relación se vuelva muy positiva. -Aprenderán a resolver conflictos de manera adaptativa: Las tareas grupales a las que se enfrentan los participantes en las colonias suponen la resolución de problemas y conflictos de diferente índole. También pueden basarse en problemas de relación entre diferentes personas del grupo. En estos escenarios, aprenden que la comunicación y el diálogo es la mejor manera de resolverlos, y que todos los puntos de vista son válidos y aceptables en un mismo problema. -Aprenderán a autorregular las propias conductas: El trabajo en equipo supone un espejo hacia nuestro interior, en el que podemos ver reflejadas algunas características que no favorecen a mantener unas relaciones sanas. De esta manera, podemos darnos cuenta de que nuestra falta de autocontrol, nuestra manera de pedir las cosas y/o nuestra tolerancia a la frustración no ayuden a establecer buenas relaciones, y esto nos impulse a mejorarlo. Estas cuatro características son solo unas pocas respecto a todas las que permiten mejorar las habilidades sociales en un campamento de verano con iguales. Resulta una opción muy interesante para esos niños que, por diferentes razones, tienen alguna dificultad a la hora de establecer nuevas relaciones y crear relaciones positivas con los demás. Coloniesestiupyrene nos ofrece la posibilidad de poder reforzar las habilidades sociales de los pequeños de la familia, al mismo tiempo que se divierten y realizan deporte en uno de los campos de los que dispone y con el mejor equipo profesional. ¡No pierdas la oportunidad!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Vas a esquiar? Prepara tu cuerpo con estas posturas

¿Qué debes llevarte a un campamento de verano?

Trucos para que la maleta llegue a casa completa. ¡Que no se pierda nada!