Fin de temporada. ¿Cómo limpiar y guardar el material?

Si de nosotros se tratara, la temporada de esquí duraría todo el año. No obstante, la realidad es que llega un momento en que las condiciones climatológicas no son las adecuadas, y hacen que la temporada llegue a su fin. Cuando esto se produce, toca despedirnos del material de esquí que nos ha acompañado en nuestras aventuras hibernales, hasta el próximo año. Para ello, debemos limpiarlo y guardarlo adecuadamente; de esta manera, lo tendremos en perfectas condiciones cuando necesitemos rescatarlo para empezar otra nueva temporada. Resulta imprescindible realizar un buen cuidado del material, no solo cuando lo estamos usando, sino también cuando vamos a guardarlo. Para ello, necesitamos saber que limpieza demanda cada tipo de material y que mantenimiento le debemos de ofrecer.

Limpiando y guardando el material

Los esquís

Cuando llega el momento de limpiar y guardar los esquís, es conveniente saber que su material demanda una serie de cuidados específicos para que no pueda perder sus propiedades y su funcionalidad. Su material poroso hace que sea muy permeable a la humedad, por lo que no deberemos escatimar en ofrecerle el cuidado adecuado antes de guardarlo por largos meses. Para ello, toma nota de los siguientes cuidados: -Encera los esquís. De esta manera, evitaremos que se resequen y su material pueda perder sus propiedades. Podemos encerarlo nosotros mismos, o bien llevarlos a un taller. La capa de cera los mantendrá en perfectas condiciones durante todos los meses que van a estar sin usarse. -Cuida los cantos: Estas zonas se pueden oxidar con el tiempo, por lo que deberemos cuidarlas muy bien para evitar que esto ocurra. Una manera de hacerlo es afilarlos. Podemos hacerlo nosotros mismos, si tenemos los materiales necesarios, o bien llevarlos a un taller. -Tanto los esquís como la tabla necesitará estar limpio y seco en el momento de guardarlo. De esta manera, evitaremos que la humedad penetre en su interior y pueda perjudicar su material. Debemos tener en cuenta que las fijaciones pueden esconder zonas húmedas, por lo que no estaría de más que las desmontáramos para dejar respirar estas zonas. -Déjalos en una posición vertical, pero cómoda: Debemos tener en cuenta que, una vez guardemos el material, pasarán meses en el mismo lugar y en la misma posición. Si lo dejamos en posición de sufrir alguna presión, puede que se deforme con el tiempo. Por ello, es importante apoyarlo sobre varios puntos de apoyo, sin que ninguno de estos recaiga en el propio material. Si la presión se da sobre un material blando, estaremos evitando estos problemas. Por ello, resulta recomendable apoyarlos sobre una almohada o cojín.

Los bastones

Es importante que, antes de guardarlos, revisemos su estado y hagamos las mejoras que necesiten. Cambiar esas bases rotas y enderezar los bastones torcidos serán mejoras de las que ya podrás hacer uso cuando los vuelvas a sacar para enfrentarte a la próxima temporada.

Equipamiento textil

La ropa de esquiar debe guardarse limpia y seca. Para su limpieza, deberemos tener en cuenta el material de cada prenda y ofrecerle el lavado recomendado por el fabricante. De esta manera, estaremos alargando la vida útil de cada una de las prendas, lo que nos permitirá disfrutar de un uso más cómodo, óptimo y prolongado. -Las piezas impermeables necesitan lavados suaves y fríos, por lo que podremos usar programas de lavados que cumplan con estas características. Teniendo en cuenta que los centrifugados y las secadoras pueden dañar los tejidos, deberemos evitarlos en la medida de nuestras posibilidades. Si queremos aportarle una protección extra a nuestras piezas impermeables, podemos lavarlas del revés, de manera que su capa impermeable quede menos expuesta al agua. -Los forros polares admiten bien el agua caliente, por lo que podemos lavarlos de este modo sin que sufran desgastes u otros problemas en su calidad. Es recomendable no usar suavizante para ello.

Botas de esquí

El calzado de esquí debe guardarse en un lugar limpio y seco, con la suficiente transpiración como para que puedan airearse y evaporar olores desagradables.  Del mismo modo que los esquís, deben estar completamente secas en el momento de guardarlas, y no soportar presiones que puedan deformarlas. Con estas recomendaciones, podremos dejar reposar nuestro equipamiento de esquí mientras esperamos el inicio de otra nueva temporada, y volver a rescatarlo en unas condiciones óptimas. Tener en cuenta estos cuidados puede alargar la vida de tu equipamiento, pudiendo disfrutarlo durante más tiempo. Recuerda realizar la reserva de tus días de esquí para poder disfrutar de una nueva temporada llena de nieve y diversión. En Clubesquipyrene tenemos todo lo necesario para que puedas realizar tu deporte favorito; ya sea esquí alpino o esquí de montaña. Ponemos a tu disposición nuestro mejor equipo y te garantizamos una experiencia muy gratificante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GPS y Raquetas de Nieve

Ranking de las mejores esquiadoras y snowboarders

Lugares de ensueño en los que esquiar